Uso de energía solar en Chile

sol-radiacion-solar-norte-chileChile recién utilizó a escala mayor su gran potencial de energía solar en el siglo XXI. Sin embargo, a partir de la segunda década, ha habido un incremento sustancial de proyectos para aprovechar esta energía limpia y renovable.

Chile, un gran potencial de energía solar

Las salitreras en el norte chileno fueron pioneras en el aprovechamiento de la energía solar. Las condiciones del desierto de Atacama no eran fáciles para el desarrollo de estas faenas, especialmente por la falta de agua. De ahí que fuera motivo de gran admiración en la década de 1870 que se instalara un sistema destinado a convertir agua salobre en agua potable. Este proceso consistía en almacenar agua en estanques y mediante el calor del Sol se lograba su evaporación, la que se condensaba en un gran techo oblicuo de vidrio, con lo cual se podía obtener más de 20.000 litros diarios de agua desalinizada.

En la actualidad, se considera que uno de los lugares del mundo de mayor potencial como fuente energética solar es el desierto de Atacama chileno. Por las características climáticas y de relieve presentes en gran parte de la región norte del país, esta zona presenta un alto número de días despejados (sin nubes) en el año.

Estas características óptimas corresponden a las pampas interiores que ofrecen grandes extensiones de terreno y donde el clima de tipo desértico normal presenta condiciones de extrema aridez con ausencia de nubosidad y cielos limpios casi permanentes. Diferente es el área costera. Aunque también tiene un clima desértico, la fuerte influencia del océano se hace sentir con nieblas que cubren este territorio gran parte del día hasta una altitud cercana a los 1.000 m, lo cual disminuye la radiación solar recibida. La franja altiplánica tiene la ventaja de estar sobre 4.000 m de altitud, con un clima de estepa de altura de cielos diáfanos y que solo presenta precipitaciones estivales.

sol-perfil-norte-grande

 

Instalaciones actuales en Chile

Hasta la primera década del siglo XXI no existían en el país grandes instalaciones para aprovechar la energía solar. La única de gran tamaño correspondía a una planta de colectores cilíndro-parabólicos, cuya finalidad es suministrar calor al proceso de producción de cobre en la Región de Antofagasta. No obstante, a esa fecha ya se habían instalado gran número de paneles fotovoltaicos en casas, tanto urbanas como rurales a lo largo del país, además de ser utilizados para accionar sistemas de regadío de comunidades agrícolas en las zonas centro y norte.

Un hito importante en este rubro fue la inauguración en el año 2014 de la planta Amanecer Solar CAP, que es uno de los parques solares fotovoltaicos más importantes de América del Sur, construida con acuerdo de la Compañía Aceros del Pacífico (CAP). Ubicada en las cercanías de Copiapó, Región de Atacama, ocupa una superficie de 280 hectáreas donde se extienden 310.000 módulos fotovoltaicos. Tiene una capacidad instalada de 100 MW y está conectada al Sistema Interconectado Central (SIC).

En la actualidad, funcionan varias plantas en las regiones de Tarapacá, Antofagasta y Atacama, e igualmente se han impulsado importantes proyectos con el fin de lograr un aprovechamiento amplio de las energías limpias. Destacan algunos de ellos, aún en construcción, como el proyecto Atacama 1, localizado en la comuna de María Elena, Región de Antofagasta, el cual está formado por una planta termosolar de 110 MW de capacidad y una planta fotovoltaica de 100 MW.

Otro proyecto destacable es Calama Solar 3, por ser la primera planta fotovoltaica industrial del país. Tiene la importancia de que abastecerá de electricidad a las instalaciones de la División Chuquicamata de Codelco.

 

Los beneficios del desierto nortino

Los cielos limpios y despejados del desierto son una característica climática que lo convierte en una de las zonas del mundo de mejor aptitud para aprovechar la energía solar. Ello también es una gran ventaja para la astronomía. Por ello, el norte chileno ha atraído a importantes observatorios internacionales, los que han instalado varios de los telescopios y radiotelescopios más grandes del mundo.

  • Los cielos limpios y despejados del desierto son una característica climática que lo convierte en una de las zonas del mundo de mejor aptitud para aprovechar la energía solar. Ello también es una gran ventaja para la astronomía. Por ello, el norte chileno ha atraído a importantes observatorios internacionales, los que han instalado varios de los telescopios y radiotelescopios más grandes del mundo.
  • Temas Relacionados