Mercado y tarifas

Para cuantificar la cantidad de energía eléctrica empleada en un hogar o empresa es necesario utilizar una serie de medios y recursos, como el uso de un medidor y de personal que los mantenga e interprete correctamente, traduciendo la información en una boleta asociada al consumo.

La electricidad es una importante fuente energía doméstica, que es llevada a los hogares a través de las redes de distribución eléctrica. El cobro de este servicio es realizado por la empresa distribuidora y se comunica a través de una boleta que se emite una vez al mes.

A continuación se especifican los principales componentes de una boleta de cobro de electricidad:

  1. Identificación del cliente: ubicada en la parte superior de la boleta, donde se detalla el nombre completo del cliente y su dirección, el medidor, la fecha de emisión y el día límite de su pago.
  2. Detalle de la lectura: se refiere al período de lectura que se está facturando. Esta parte de la boleta se compone de los siguientes elementos:
    • Lectura anterior: se indica cuánto marcó el medidor en la factura anterior.
    • Consumo: se señala la energía consumida durante el período de facturación.
    • Fecha estimada de la próxima lectura en la que se realizará la siguiente revisión del estado del medidor.
  3. Detalle de la cuenta: donde se especifican los cargos de la boleta. Está formado por los siguientes ítems:
    • Cargo fijo: corresponde a los gastos administrativos, como la lectura del consumo de kWh, y la emisión y distribución de la boleta.
    • Energía base: se refiere al total de kWh consumidos en el mes de facturación y su equivalencia en dinero.
    • Intereses: corresponde a los cargos en dinero que implica el no pago oportuno de la cuenta, que se cobra de acuerdo al monto de la deuda y a los días de atraso.
    • Sencillo actual: se refiere a un monto de dinero, menor a $50, que se descuenta del total a pagar de la boleta, con el fin de redondear el valor. Este monto se cobra en la siguiente boleta.
    • Sencillo anterior: corresponde al “Sencillo actual” que se descontó en la boleta anterior.
  4. Detalle de consumo: es un gráfico que muestra el consumo de los últimos 13 meses. En él se pueden comparar los meses de mayor y menor consumo. Bajo el gráfico aparece el gasto de energía promedio por día durante el mes de lectura.
  5. Total a pagar: corresponde al valor total de la cuenta, el cual siempre incluye IVA.

Es recomendable revisar y prestar atención a la cantidad de kWh consumidos, y no solo al valor total de la cuenta, puesto que en ocasiones las fluctuaciones en el valor de kWh impiden visualizar de manera adecuada cómo este recurso energético está siendo utilizado.

Los artefactos eléctricos en el hogar y su consumo

Gran parte de los artefactos que se emplean diariamente en el hogar ocupan energía eléctrica para funcionar. Las horas de uso multiplicadas por la potencia del aparato, que se mide en kW, proporcionan la energía utilizada, que a su vez se mide en kWh. Esto permitirá obtener el gasto mensual de cada artefacto.

Cada kWh tiene un valor equivalente en pesos, que corresponde al monto que las empresas de energía cobran a los consumidores. Para ello es necesario conocer los precios actualizados por comuna debido a sus fluctuaciones en el mercado.

  • Mercado eléctrico

    El mercado eléctrico en Chile tiene una gran diversidad de consumidores, los que se pueden categorizar según su tamaño y el tipo de tarifa de servicio a la que se encuentran sujetos. En este sentido, existen dos tipos de consumidores: libres y regulados.

    1. Consumidores libres. Corresponden a los grandes consumidores de energía, que poseen una potencia conectada mayor a 5.000 kilowatts. Los consumidores libres pueden contratar y negociar directamente su abastecimiento de energía y el precio respectivo con las empresas generadoras de electricidad. La tarifa acordada, recibe el nombre de precio libre.
      Algunos ejemplos de este tipo de consumidores son los grandes yacimientos mineros, plantas faenadoras de animales, industrias metalúrgicas, entre otros.
    2. Consumidores regulados. Son aquellos que tienen una potencia conectada menor o igual a 5.000 kilowatts, abastecidos directamente por las empresas distribuidoras.
      Los consumidores regulados son las viviendas, centros comerciales, pequeña y mediana industria, entre otros.
      Para este tipo de consumidores existe una clasificación en tres tipos de tarifas, en base a las características de consumo de electricidad: tarifa simple, tarifa con potencia contratada o leída y tarifa horaria.

      • Tarifa simple: solo se mide el consumo de energía. Dentro de este tipo de tarifa se encuentran los consumidores residenciales.
      • Tarifa con Potencia contratada o leída: se mide el consumo de energía y la potencia puede ser contratada por el cliente a cierto monto, o leída con un medidor especial para ese efecto.
      • Tarifa horaria: se mide el consumo de energía y la potencia puede ser contratada por el cliente a cierto monto o leída con un medidor especial para ese efecto, distinguiéndose la potencia en horas punta (de mayor costo) de la potencia fuera de las horas de punta (de menor costo).
  • Temas Relacionados