Matriz energética primaria y secundaria

Existen matrices primarias y secundarias, que se diferencian según sus recursos estén procesados o en estado natural.


Matriz energética primaria

La matriz energética primaria muestra la participación que tienen los energéticos capturados directamente de recursos naturales en el consumo total. La participación de cada energético muestra cómo se comporta la demanda por energía en un instante determinado.

Analizar la matriz energética primaria es importante para orientar la política en términos de qué energético se quiere potenciar o reducir. En el caso de Chile, la matriz primaria muestra una alta participación del petróleo crudo (31% el año 2012). Sin embargo, esta tendencia ha ido a la baja si se comparan las cifras del año 2000 con las del año 2012.

Otros energéticos de la matriz primaria son el gas natural, con una participación de un 14%; el carbón, 21%; la hidroelectricidad, 6%; y la biomasa, 28%. En comparación con el año 2000, el consumo de gas natural se redujo, aumentando la participación del carbón.

MEPrimaria 2000MEPrimaria 2012

Matriz energética secundaria

La matriz secundaria muestra la participación que tienen los energéticos en el consumo final de energía. En esta matriz participan tanto los energéticos producidos a partir de la transformación de los primarios como también aquellos que pueden ser objeto de consumo final, como es el caso del gas natural y la biomasa.

Chile cuenta con una matriz secundaria altamente dependiente de los productos derivados del petróleo, los que son responsables de más de la mitad del consumo final de energía. Como se puede observar, no han existido cambios significativos en términos de su composición dentro de los últimos años.

MATRIZ ENER SEC2000MATRIZ ENER SEC2012

Considerando la evolución desde el año 2000, los derivados del petróleo han sido la partida más importante del consumo secundario, representando más del 50%.

El consumo de electricidad y biomasa son los que siguen en importancia. El primero de ellos ha mostrado una trayectoria bastante estable en el período, creciendo a un ritmo promedio del 5,1% anual, superior al promedio del consumo total, que lo ha hecho al 3,1%. Dado lo anterior su participación se ha incrementado del 16% en 2000 al 20% en 2012.

La biomasa, por su parte, también se ha comportado de manera estable, creciendo en promedio a una tasa similar a la del consumo agregado, con lo que su participación no ha variado significativamente en el tiempo y se ubica en el 2012 en 18%.

El Gas Natural se ha mantenido en un 6% de la matriz. En este período ha sido el energético con comportamiento más errático, debido a los cortes de gas desde Argentina y la entrada en operación de los terminales de GNL Quintero y GNL Mejillones.