Gas

El gas natural es un combustible fósil que se encuentra en las profundidades de la Tierra desde hace millones de años. En la actualidad, los usos del gas natural son múltiples, tanto en hogares, comercio, industrias y transporte.

Muchos hogares utilizan gas natural como fuente de energía, ya sea en la calefacción, en la cocción de alimentos o en la obtención agua caliente. Ahora bien, ¿qué es el gas natural? El gas natural es una mezcla de varios gases, que tiene como principal componente el metano (CH4).

¿Cómo se obtiene el gas natural?

El gas natural se obtiene de reservas subterráneas naturales. Al ser extraído de un yacimiento gasífero o en asociación con petróleo crudo, está formado por diferentes gases y algunos líquidos; muchas de estas sustancias no serán productos energéticos. Después de ser procesado, el gas natural constituye una mezcla de gases en la cual predomina el metano, pues generalmente compone más del 85% del total. Este combustible no tiene sabor, color ni olor. Por razones de seguridad se le agrega una sustancia odorizante, que no es tóxica, la que produce el característico “olor a gas” que permite detectar su presencia ante una fuga.

Para facilitar su transporte a través de largas distancias, el gas natural puede convertirse a forma líquida reduciendo su temperatura a -160 °C bajo presión atmosférica. Este proceso, denominado licuefacción, cambia su estado de gaseoso a líquido sin modificar su composición química, y se denomina gas natural licuado (GNL).

Consumo de gas natural

En la actualidad, el gas natural se utiliza en una amplia gama de sectores y aplicaciones. Este recurso energético ofrece múltiples ventajas en comparación con otros combustibles fósiles por su limpieza y costos relativamente bajos. Es el combustible fósil con menor impacto medioambiental, ya que produce las menores emisiones de gases contaminantes durante su combustión.

Algunas de las principales aplicaciones del gas natural son las que se señalan a continuación:

  • Combustible doméstico para cocción de alimentos, calentamiento de agua y calefacción.
  • Combustible para la generación de energía eléctrica en centrales termoeléctricas.
  • Combustible para la generación de calor en procesos industriales.
  • Combustible para vehículos: automóviles, camionetas, buses.

 

En el sector del transporte, el gas natural es utilizado en forma comprimida: gas natural comprimido (GNC) o licuado (GNL). Las ventajas de su uso radican en sus propiedades de combustión limpia, ya que produce menos emisiones de contaminantes y gases invernadero en comparación con la gasolina automotriz y el diésel.

El GNL se emplea principalmente en vehículos adaptados, que contienen en su interior cilindros de alta presión, como buses, trenes locomotores y camionetas de carga a larga distancia. Su utilización en el transporte está actualmente muy limitada debido a la necesidad de mantenerlo a bajas temperaturas, así como también de su volatilidad.

El GNC, por su parte, es frecuentemente empleado en vehículos livianos de pasajeros, camionetas ligeras y camionetas de entrega medianas.

Adicionalmente, el gas natural es utilizado como materia prima para industrias petroquímicas y como fuente de carbono e hidrógeno para diferentes procesos industriales. Su uso más conocido es para la elaboración de amoniaco, que se utiliza como base para fertilizantes agrícolas.

  • Emanación de gases efecto invernadero por combustible fósil

    Uno de los beneficios del uso del gas natural es la mejora en los estándares medioambientales y, por lo tanto, en las condiciones de salud de las personas, por su menor nivel de emisión.

    Fuente: IPCC. (2006). 2006 IPCC Guidelines for National Greenhouse Gas Inventories, volumen 2. [Capítulo 2 – Combustión estacionaria, Tabla 2.2].

  • Temas Relacionados