Gas Natural

Es considerado como uno de los mejores combustibles por sus bajos niveles de contaminación, sus diversos usos y por presentar reservas que nos aseguran su consumo durante mucho tiempo.

infografia

El gas natural es una fuente de energía no renovable, compuesto de una mezcla de diferentes gases que reaccionan muy bien con el oxígeno mediante su combustión, siendo la segunda fuente de energía más utilizada en el planeta. Está compuesto principalmente por metano, y se obtiene a partir de la descomposición de restos orgánicos de organismos que vivieron hace millones de años en nuestro planeta, y que al quedar bajo tierra, estuvieron expuestos a altas temperaturas y presiones, al igual que el petróleo.

Si bien el gas natural se genera en el subsuelo de la Tierra, debe moverse hacia zonas donde existan rocas porosas y permeables que lo almacenen. Estas rocas son capaces de mantener el gas en su interior y a partir de ellas se puede extraer este recurso.

El gas obtenido de los yacimientos de hidrocarburos es procesado para separar el metano de otros gases, como el propano, butano e hidrocarburos más pesados. Además, como  es extraído de la rocas, contiene compuestos de azufre que si no son eliminados podrían generar emisiones de gases que generan la lluvia ácida, peligroso contaminante atmosférico.

Una vez que el gas es extraído y procesado, puede ser transportado, ya sea por gasoductos o siendo convertido en gas natural licuado –enfriándolo a 160°C bajo cero–. Luego se carga en barcos para llegar a plantas de licuefacción que vuelven a transformarlo en gas y lo distribuyen a los consumidores.

Sus principales usos e impactos

El gas natural se puede usar en centrales termoeléctricas que funcionan con turbinas de ciclo abierto o de ciclo combinado; en la primeras, una gran turbina se mueve a partir del gas natural; y en la segunda, las turbinas pueden ser movilizadas por gas natural y por vapor, ubicadas de tal forma que los gases calientes que salen de la primera turbina generan vapor para mover las siguientes, haciéndolo más eficiente.

Otro uso del gas natural más cercano a nosotros es el que se transporta por cañerías para ser utilizado en nuestros hogares, ya sea para cocinar o para calentar el agua. Sin embargo, en este caso el gas natural es mezclado con compuestos que permitan detectar las fugas de gas a través del olfato, para evitar accidentes. En países como Japón está en proceso de estudio el uso del gas natural licuado como combustible, para reducir las emisiones de CO2 al ambiente.

Como el gas natural está compuesto principalmente de metano (CH4), en la combustión se generan 2 moléculas de agua y una de dióxido de carbono (CO2), por lo tanto, se produce menos dióxido de carbono en su combustión frente a otros productos de la misma naturaleza, como los derivados del petróleo. De esta forma, este compuesto contribuye menos al aumento del efecto invernadero, convirtiéndose en una energía compatible con el medio ambiente.

Además, no genera cenizas ni otras partículas sólidas en su consumo, y las emisiones de contaminantes de óxidos de nitrógeno son escasas. Sin embargo, si en la extracción sucede un escape de gas natural, los efectos son nocivos, ya que el metano puro genera 23 veces más contribución al efecto invernadero que el dióxido de carbono.

  • Gas Natural en Chile

    En nuestro país, la única región de la que se extrae petróleo y gas natural es Magallanes, donde su explotación a mayor escala se inició a partir de los años 70, con la creación de la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP). Sin embargo, la alta demanda del gas natural para la industria, la generación eléctrica y el uso domiciliario hacen que las reservas nacionales sean insuficientes, lo que obliga a tener que importarlo. Actualmente se han implementado en nuestro país terminales y plantas, en Quinteros y Mejillones, para recibir gas natural licuado importado, allí se re-gasifica y se transporta por gasoductos a las industrias y domicilios que lo requieran.

    Cinco regiones de nuestro país utilizan gas natural importado para consumo residencial, industrial y comercial, además de la producción de electricidad. Estas regiones son la de Antofagasta, Valparaíso, Libertador General Bernardo O’Higgins, Bío Bío, y Metropolitana; Magallanes se autoabastece con gas natural propio. El gas natural es importado, como GNL de Trinidad y Tobago, República de Yemen y Qatar. Desde Argentina se inyecta en estado gaseoso a la Región de Bío Bío a través un gasoducto.

    A nivel mundial, las principales reservas de gas natural, casi el 80%, están distribuidas en diez países. Rusia encabeza la lista con una cuarta parte de las reservas totales, seguido de Irán y Qatar en Oriente Medio. En Latinoamérica, Venezuela lidera y se ubica en la octava posición del ranking mundial, aunque Bolivia también destaca por sus reservas.

  • En Punta Arenas circulan alrededor de 61 buses de transporte público de la compañía Movigas, cuyos motores operan con gas natural comprimido como combustible. Estas máquinas poseen certificación de emisiones Euro V y EPA 2010, lo que implica que este tipo de buses son extremadamente eficientes en cuanto al cuidado medioambiental, permitiendo que esta flota sea la más ecológica de Sudamérica.

    El estándar de los buses de Movigas reduce 10 veces el Material Particulado (MP) y 20 veces las emisiones de Óxido de Nitrógeno al medio ambiente, respecto de los estándares existentes en la Región Metropolitana con los buses del Transantiago.

  • Participación del gas natural en el sistema interconectado

    Fuente: Ministerio de Energía

    SIC: Sistema Interconectado Central
    SING: Sistema Interconectado del Norte Grande

  • Temas Relacionados