Gas natural y medioambiente

gas-natural-medioambienteFuente: www.rankia.comAunque todos los combustibles fósiles contribuyen al Calentamiento Climático Global por las emisiones de dióxido de carbono, el gas natural es el que produce menos contaminación.

El gas natural, el combustible fósil más amigable con el medioambiente

Uno de los grandes problemas ambientales que se debaten en la actualidad son los cambios que se detectan en el clima del planeta por contaminación. Así lo han indicado los planteamientos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), expresando que la población mundial vive bajo la amenaza de este cambio, que llevará al planeta a sufrir un calentamiento que modificará las formas de vida y traerá desastres cada vez más recurrentes, como huracanes, inundaciones y aluviones. Además, se indica que es el hombre el causante de esta situación, por las grandes emisiones de dióxido de carbono (CO2) que ha liberado desde la Revolución Industrial. Este fenómeno se debe a que el uso de los combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas, ha aumentado en una forma vertiginosa desde el siglo XX a la fecha.

El CO2 es uno de los gases presentes en la atmósfera permanentemente, pero en una proporción muy pequeña; tiene un importante rol, porque contribuye al calentamiento de la Tierra, lo que se denomina efecto invernadero. Pero si la cantidad de CO2 aumenta en forma significativa, se convierte en un factor negativo, porque el calor aumenta anormalmente: Calentamiento Climático Global.

Si bien este grave problema ambiental es causado en gran parte por los combustibles fósiles, como lo indica el IPCC, es necesario considerar que el gas natural es el que ocasiona menos daño ambiental, ya que emite menos cantidad de CO2 que los derivados del petróleo o que el carbón. Además, tiene un rendimiento energético mejor que los restantes combustibles fósiles, lo que significa un importante ahorro.

Si se usa una buena tecnología, su combustión no desprende cenizas ni otros gases contaminantes, como puede ser el monóxido de carbono.

Su uso en lugares cerrados debe tener cuidados especiales, por cuanto una fuga de gas o el rompimiento de una cañería producen una acumulación que fácilmente se inflama si entra en contacto con una chispa, provocando una explosión cuyas ondas expansivas pueden ser muy dañinas. Al aire libre, el gas se disipa y hay menos probabilidad de que se inflame, aunque si esto ocurre, puede producirse lo que se denomina deflagración, es decir, arde súbitamente pero sin explosión.

La explotación del gas natural, así como las exploraciones, impactan el medioambiente, ya que deben instalarse grandes estructuras para perforar los pozos. La flora y fauna de estos lugares puede experimentar daños, aunque cuando los pozos se agotan, se sellan y el lugar recupera su estado anterior.

  • El dióxido o anhídrido carbónico (CO2) es uno de los denominados Gases Efecto Invernadero (GEI), ya que contribuyen al calentamiento de la Tierra. También pertenecen a este tipo de gases el vapor de agua, el metano (CH4), óxidos de nitrógeno (NOx), entre otros.
  • Temas Relacionados