Electricidad

Es un tipo de energía que presenta una amplia gama de aplicaciones. Se emplea en la producción industrial, el uso doméstico, la agricultura, la iluminación, la calefacción, la conservación de alimentos y el comercio.

A pesar de que el uso generalizado de la electricidad es reciente, su estudio se remonta a muchos años antes de que apareciese la primera ampolleta eléctrica. Las primeras observaciones de la atracción eléctrica fueron realizadas por los antiguos griegos, cuando notaron que al frotar el ámbar atraía pequeños objetos. De hecho, el término “electricidad” proviene de la voz griega elektron, que significa ámbar.

Ahora bien, ¿de dónde proviene la electricidad? El origen de los fenómenos eléctricos se encuentra en la naturaleza de la materia. Los átomos están formados por un núcleo con carga eléctrica positiva y por partículas que lo orbitan, llamadas electrones, cuya carga es negativa. La energía eléctrica está asociada al flujo de electrones que se mueven a través de un conductor (generalmente un cable de cobre) el cual conecta los aparatos eléctricos a la red pública. Los electrones portadores de energía eléctrica la transfieren al dispositivo adecuado, como una ampolleta, una radio o una batidora, el que la transforma en luz, sonido o movimiento.

Para que las cargas eléctricas se puedan desplazar a través del conductor se requiere energía, la que es proporcionada por una fuente de poder. La cantidad de energía que suministra la fuente de poder por cada unidad de carga que moverá, se denomina diferencia de potencial eléctrico o voltaje, cuya unidad de medida es el volt (V).

¿Cómo se obtiene la electricidad?

No existe una fuente natural de electricidad que sea práctica de utilizar, por lo cual es necesario recurrir a varias fuentes energéticas que permitan generarla. Debido a la importancia de la energía eléctrica, que hace funcionar muchas máquinas, permite la comunicación, produce calor y genera luz, se han ideado diferentes sistemas para convertir otros tipos de energía en electricidad.

Cuando cualquier tipo de energía, ya sea mecánica, térmica u otra, se convierte en electricidad, se habla de generación eléctrica. El proceso más corriente es convertir la energía inicial en mecánica y luego está en electricidad mediante una máquina llamada generador eléctrico.

La electricidad se produce en centrales generadoras, que utilizan los recursos naturales de nuestro planeta. Esto ocurre en las centrales hidráulicas ubicadas en ríos, lagos naturales o artificiales; centrales térmicas que usan carbón, gas o petróleo; eólicas; solares y marinas desde las olas, las mareas o el diferencial térmico del océano.

Usos de la energía eléctrica

La electricidad es una forma de energía inmensamente versátil: sus usos varían desde la calefacción hasta el transporte, pasando por la iluminación y la conservación de los alimentos, entre muchos otros. Además, se puede producir de diversas formas y por medio de distintos recursos, renovables y no renovables.

Cada uno de los sectores de la economía utiliza de diferentes maneras la electricidad, ya sea en el funcionamiento de computadores, la iluminación de empresas y oficinas, las estufas eléctricas y el aire acondicionado. Se estima que en los próximos años la electricidad será empleada masivamente en nuevos ámbitos, como el suministro de energía para el desplazamiento de automóviles.

En Chile, un 37% de la energía se destina a la electricidad. Durante el año 2012, cerca de un 41% se produjo del carbón, un 31% de fuentes hidráulicas, un 19% en base a gas natural, un 6% mediante diésel, un 3% proveniente de biomasa y menos de un 1% derivada de energía eólica y solar.

La energía eléctrica se obtiene en centrales de generación, las que transforman distintos tipos de energía (química, mecánica, etc.) en electricidad. En nuestro país, las centrales están agrupadas en diversos sistemas interconectados, encargados de llevar la energía eléctrica a los consumidores. Existen cuatro sistemas: el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), Sistema Interconectado Central (SIC), Sistema Eléctrico de Aysén y Sistema Eléctrico de Magallanes.

Los principales sistemas son el SING y el SIC, que se extienden desde la región de Arica y Parinacota hasta la región de los Lagos, y en ellos se produce el 99% de la electricidad del país, mientras que los sistemas eléctricos de Aysén y Magallanes generan el 1% restante.

Una vez que la electricidad es producida en las centrales de generación, es transportada a través de las líneas de transmisión hacia los grandes consumidores o centros de consumo. Estas líneas corresponden a las grandes torres y cableados que se observan a lo largo del país. Por último, la electricidad se mueve desde los centros de consumo, a través de las redes de distribución, a los consumidores finales: casas, locales comerciales, hospitales y colegios, entre muchos otros…

  • La primera planta de generación de energía eléctrica de Chile fue la central hidroeléctrica de Chivilingo, situada en las cercanías de Lota. Inaugurada el año 1897, fue la segunda de su tipo en Sudamérica. La central de Chivilingo sirvió principalmente para proveer de energía a los trenes subterráneos que transportaban al personal y el carbón a la mina. Se mantuvo en operaciones ininterrumpidas hasta el año 1975 y formó parte del Sistema Interconectado Central, llegando a producir 430 kWh, de energía.
  • Fuente: Ministerio de energía

    Fuente: Ministerio de energía

  • Temas Relacionados