El auge del petróleo en el siglo XX

petroleo-enapEmpresa Nacional del PetróleoA partir de la década de 1950, Chile tuvo una intensa actividad de exploración y producción de petróleo. En Isla Grande de Tierra del Fuego estuvieron las mayores explotaciones y en el Estrecho de Magallanes se instalaron imponentes plataformas petroleras.

Explotación y refinación de petróleo en Chile

A principios del siglo XX, el petróleo y el gas natural ya habían adquirido importancia como combustible a nivel mundial; esto llevó al gobierno chileno a interesarse por realizar prospecciones en búsqueda de dichos hidrocarburos. Tempranamente, en 1928, se iniciaron los estudios en la Región de Magallanes y pronto se realizaron las primeras perforaciones. Recién en 1945 se descubrió en Springhill, al norte de la isla Grande de Tierra del Fuego, el primer yacimiento petrolífero comercial, después denominado Manantiales. De los primeros pozos perforados, algunos eran productores de gas y la mayoría de petróleo. Posteriormente, en la década de 1980, se inició la producción desde perforaciones realizadas en el fondo marino del Estrecho de Magallanes, donde se han instalado plataformas para su extracción.

La importancia de los avances iniciales de la producción en Magallanes llevó a la creación de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) en 1950, con el fin de explotar estos yacimientos. Es una empresa estatal y la única del país que produce y refina hidrocarburos.

Dado que el petróleo crudo para ser aprovechable requiere de procesos de refinación, en 1952 se inició la construcción de la primera refinería para procesar el petróleo de Magallanes en el país. La Refinería Aconcagua fue emplazada en Concón, Región de Valparaíso, y se realizaron las instalaciones necesarias para recibir el crudo en el terminal marítimo de Quintero, desde donde se traslada por oleoducto hasta la refinería. En la actualidad, ENAP tiene también las refinerías de Hualpén, en la Región del Biobío, y la de Gregorio en Magallanes. Los productos refinados se transportan a los distribuidores a través de oleoductos, barcos o camiones.

Usos del petróleo

En las refinerías se obtienen numerosos derivados o energías secundarias: petróleo combustible (fuel oil), diésel, gasolinas de motor y de aviación, kerosene, gas licuado (GLP), gas de refinería y coque de petróleo. De estos productos dependen casi la totalidad del transporte y buena parte de los requerimientos industriales y las necesidades domiciliarias.

En cuanto a energía eléctrica, el petróleo tiene menos presencia que otros combustibles fósiles. En el Sistema Interconectado Norte Grande, pese a que casi la totalidad de generación de electricidad es termoeléctrica, las centrales a petróleo representan solo el 9% de la potencia neta; en el Sistema Interconectado Central alcanzan el 21%. Magallanes utiliza petróleo solo en el 15,8% de su potencia neta, en tanto las centrales de Aisén lo emplean mayoritariamente (52,7%); Isla de Pascua tiene 100% de su generación eléctrica en base a diésel.

Un alto porcentaje de la matriz energética nacional depende del petróleo. Sin embargo, el desarrollo económico del país y el decrecimiento de la producción de los pozos petrolíferos son dos factores que han obligado a recurrir a las importaciones de este hidrocarburo. ENAP compra principalmente a Ecuador y Brasil, de donde proviene más de la mitad de las importaciones.

  • Refinería de Concón

    ENAP localizó en 1954 la primera refinería en Concón, por varios factores geográficos:

    – Cercanía a la costa con el puerto de Quintero.
    – Contar con el agua del curso inferior de uno de los ríos más importantes de la zona, el Aconcagua.
    – Proximidad a grandes centros de consumo urbanos, Valparaíso-Viña del Mar y Santiago.
    – Excelente accesibilidad a través de las carreteras Panamericana y Santiago-Valparaíso.
    – Contar con mano de obra de los pueblos aledaños entre Concón y Papudo, La Calera, Quillota, y las ciudades mencionadas.
    – Adecuado emplazamiento en relación a los vientos predominantes, que en ese lugar son del oeste y suroeste, de modo que viniendo del mar hay una buena renovación del aire y lejos de grandes urbes.

  • Temas Relacionados