Carbón

En nuestro país impulsó un gran desarrollo económico durante el siglo XX. Actualmente, es utilizado para la generación de energía eléctrica a través de centrales termoeléctricas, entre otros usos.

infografia

El carbón es una roca sedimentaria de color negro, rica en carbono, y otros componentes como hidrógeno, azufre, oxígeno y nitrógeno. La acumulación de restos de vegetales -hojas, maderas y cortezas- en zonas con grandes cantidades de agua estancada -pantanos, lagos, charcos y desembocaduras de ríos -y sin contacto con el oxígeno del aire  permitió que la vegetación no se descompusiera en su totalidad, favoreciendo el proceso de formación del carbón en capas o estratos  sedimentarios.

Es un mineral muy abundante en la Tierra, pero su extracción es compleja. La selección del método extractivo viene determinada por la geología del yacimiento el que, usualmente, se divide en dos categorías: subterráneas (minas profundas), y superficial (cielo abierto). Estas últimas están a 15 metros de profundidad, mientras que las subterráneas se hallan normalmente a cientos de metros bajo tierra (ver infografía).

Tipos de carbón

El carbón se clasifica en función de su capacidad para producir combustión o quemar. La calidad de cada tipo de carbón depende de su madurez orgánica. Cuanto más tiempo tiene el carbón, más cantidad de carbono posee, y por lo tanto se le considera de mayor calidad. Existen  cuatro tipos de carbón: turba, lignito, hulla y antracita.

Su orden de menor a mayor calidad es: turba (55% de carbono), lignito (60% a 75% de carbono), hulla (75% a 85% de carbono) y antracita (95% de carbono). La turba es un combustible empleado en jardinería para mejorar los suelos por su alta capacidad de retener el agua. El lignito se usa como combustible para generar electricidad. La hulla es la más abundante y se utiliza principalmente en las centrales térmicas para la producción de electricidad. Finalmente, la antracita se usa en las calderas de calefacción para las viviendas y para generar electricidad,  aunque su costo es elevado.

El transporte y la distribución del carbón no presentan mayores dificultades, debido a que es un elemento estable y seguro de transportar. Sin embargo, hay que evitar que este se moje, porque absorbe fácilmente el agua; asimismo, tiende a calentarse y encenderse espontáneamente, por la absorción del oxígeno del aire.

Carbón, usos e impacto

El carbón tiene diversos usos, algunos de ellos son la generación eléctrica a través de centrales termoeléctricas, la fabricación de acero y cemento, los procesos industriales, y el uso doméstico para calefacción y cocción.  Si se usan las tecnologías adecuadas es un combustible limpio y económico.

Sin embargo, su quema puede tener efectos perjudiciales sobre el medio ambiente, ya que se produce dióxido de carbono, que contribuye al calentamiento global y efecto invernadero. También, durante la combustión el azufre y el nitrógeno del carbón crean óxidos que pueden promover la formación de lluvia ácida.

Carbón en el mundo

A nivel global, el carbón abastece alrededor del 30% de los requisitos de energía primaria y genera sobre el 40% de la electricidad mundial. Los principales países que lo usan para este fin son Mongolia, Sudáfrica, Polonia, China, India y Australia. También es empleado para la producción del 70% del acero mundial. Las reservas de carbón disponibles permiten su extracción hasta 113 o 135 años más (WCA, 2014).

  • Carbón en Chile

    El 10% del carbón que utiliza Chile proviene de la producción nacional. De este porcentaje, un 11% es carbón bituminoso de la Región del Bío Bío, y un 89% es sub bituminoso de la Región de Magallanes. Los sectores que consumen carbón para uso térmico son: generación eléctrica (84%) donde el Sistema Interconectado Central (SIC) utiliza un 15%, el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) un 44%; la industria metalúrgica un 11% y otras industrias un 5%. Durante el 2013, el 41% de la electricidad fue generada con carbón (Comisión Nacional de Energía, 2014).

    A pesar de que Chile utiliza carbón en su matriz energética y existe producción nacional, solo un 10% se extrae en el país. El otro 90% se importa de países, tales como Australia, Canadá, Nueva Zelandia, Colombia, Estados Unidos, Indonesia y Suiza.

  • El uso del carbón data de tiempos remotos, pero se masificó durante la Revolución Industrial entre los siglos XVIII y XIX con el auge de la industria,  los ferrocarriles y los barcos que, en esa época, eran los principales medios de transporte.

    En el caso de Chile, su explotación se inició en la época colonial y se masificó con el ingreso de la máquina a vapor, el uso del ferrocarril y el desarrollo de  la industria salitrera y del cobre, específicamente en los procesos de fundición y refinamiento.

    La explotación a gran escala de yacimientos de carbón se inicia en 1852, con la Compañía Carbonífera de Lota, perteneciente a  Matías Cousiño.Como resultado del alto requerimiento de mano de obra para las labores de extracción, se formaron importantes ciudades en torno a las faenas carboníferas como Coronel, Lota, Curanilahue y Lebu, todas de la VIII Región.

    Este combustible fue el motor del desarrollo económico de nuestro país y del mundo, hasta que comenzó la explotación del petróleo, el que lo sustituyó en gran parte.

    Actualmente, los yacimientos de carbón en nuestro país se localizan en las provincias de Concepción, Arauco, Valdivia y Magallanes.

  • Participación del carbón en el sistema interconectado

    electricidad torta 1 sic

    electricidad torta 2 sing

    Fuente: Ministerio de Energía

    SIC: Sistema Interconectado Central
    SING: Sistema Interconectado del Norte Grande

  • Temas Relacionados